Teaser Cryo Treatment
at -110 °C
Elija un idioma

¡icelab es agradable!

Una cosa es segura - la primera vez que un cliente entra en su icelab, será diferente a cualquier tratamiento de Spa que haya experimentado antes. Como un número cada vez mayor de servicios de máxima calidad eligen icelab - desde los hoteles de montaña hasta los resorts tropicales de cinco estrellas  - más y más clientes de  hoteles y Spa llegarán a descubrir y disfrutar de los beneficios extraordinarios de la sauna fría.

Aquí está la cosa sorprendente - nadie se estremece en la Cold Sauna, debido a que el ambiente es seco y no húmedo, lo que permite a los usuarios aguantar cómodamente tales temperaturas heladas durante unos minutos cada vez. Y unos pocos minutos es todo lo que se necesita para generar beneficios tangibles para la salud.

 

Es por eso que icelab es una terapia en el verdadero sentido de la palabra. Sus saunas y baños de vapor ofrecen una relajación agradable, pero el icelab ofrece el tipo de resultados en los que la gente está feliz de invertir tiempo y dinero.

Dentro del icelab

El icelab consta de tres cámaras de temperatura, fijadas en tres niveles diferentes - a partir de −10 °C 'fresco', pasando por  −60 °C y llegando finalmente al "Grandioso Frío" de −110 °C.

Antes de entrar, el atuendo requerido para el icelab es simple - un traje de baño, zapatos cerrados, como el calzado deportivo, guantes, una cinta para cubrir las orejas y una máscara de papel para cubrir la nariz. ¡Sus invitados no van a ganar ningún premio de la moda, pero protegerán cómodamente sus extremidades!

En las primeras dos antecámaras (−10 °C / −60 °C) los clientes se habitúan rápidamente al frío y la humedad residual se evapora de la piel. En el momento en que entran en la cámara de −110 °C el frío es - probablemente para sorpresa de muchos - bastante soportable debido a la humedad de casi 0%.  

No es una prueba de resistencia, y los clientes pueden elegir pasar entre uno a tres minutos caminando lentamente alrededor de la habitación, respirando lentamente a través de la máscara. A −110 °C el volumen de aire se reduce en un 45% en comparación con la temperatura ambiente, lo que significa que inhalan casi el doble de cantidad de oxígeno en cada respiración.

Todo el tiempo están siendo observados por la ventana por el controlador que puede comunicarse con ellos a través del micrófono. Incluso se puede reproducir música en la cámara para que sea una experiencia aún más agradable.

Al salir del icelab, los huéspedes sentirán una agradable sensación de hormigueo en la piel, una gran subida de adrenalina, y en poco tiempo percibirán una sensación de relajación profunda. 

El frío extremo de la Cold Sauna ha desencadenado un estímulo fuerte y a corto plazo en casi toda la superficie del cuerpo - que a su vez desencadena una serie de reacciones beneficiosas a través del sistema nervioso del cuerpo, las hormonas y el metabolismo. 

 

Y los efectos no son sólo físicos, ya que la estimulación con frío también provoca la poderosa liberación de endorfinas, que son el factor clave para sentirse bien. Es mejor que el chocolate o el vino tinto ¡o cualquiera que sea tu placer culpable!